GOBERNADOR REGIONAL LLEVÓ AYUDA A POBLACIÓN DAMNIFICADA DE LA PROVINCIA DEL SANTA


Este último sábado, el gobernador regional de Áncash, Luis Gamarra Alor, hizo entrega de ayuda humanitaria a cientos de pobladores, de los pueblos de Vinzos, Pedregal, Cascajal y La Rinconada, damnificados en las últimas semanas por efecto del fenómeno climatológico El Niño Costero. La ayuda humanitaria trasladada hasta estos puntos críticos de la región consistió en 700 raciones frías, más conocidas como kits de alimentos (atún, aceite, fríjol, tallarines, etc), zapatos, frazadas, sábanas, plásticos, y sobretodo abundante agua embotellada. “Así como hoy estamos acá, trayendo apoyo para los hermanos de las zonas más críticas de la provincia del Santa como los son Vinzos, Pedregal, Cascajal y La Rinconada, también hemos recorrido gran parte de la región ayudando a los pobladores que sufren por los embates de la naturaleza”, indicó la primera autoridad regional.

Gamarra Alor subrayó “que aunque la intensidad de la emergencia por el Niño costero está disminuyendo, en algunas zonas de Áncash todavía hay rezagos de importancia que merecen atención inmediata”. Asimismo, anunció que está coordinando con el Ejecutivo, donde ha solicitado 2,200 millones de soles, para empezar la etapa de reconstrucción de los pueblos que han sufrido las inclemencias del fenómeno. Acompañado además por los funcionarios de Defensa Civil del GRA, el Gobernador recorrió las viviendas afectadas y dialogó con los vecinos para saber directamente sus necesidades.
En el Pedregal, el teniente gobernador, José Luis Uchalin y los pobladores resaltaron que por primera vez tienen la visita en su Asentamiento Humano de la máxima autoridad regional. “Nos sentimos muy contentos y agradecidos por el gesto de nuestro gobernador para con nosotros, trayéndonos ayuda para nuestra gente. Es la primera vez que una autoridad regional se ensucia los zapatos para conocer nuestras necesidades”, expresaron. Como se recuerda, Vinzos, Pedregal, Cascajal y La Rinconada, zonas netamente agrícolas, han sido los lugares más afectados en el Santa producto de las intensas lluvias, golpeando a unos cinco mil pobladores en sus campos de cultivos y canales de regadío.